Según los proyectos atrevidos del fundador de San-Petersburgo su capital tenía que convertirse en el nuevo Amsterdam, Paraíso marítimo- A partir de su época y hasta hoy indudablemente la mejor manera de admirar las bellezas del centro de San-Petersburgo es hacer un trayecto por los ríos y canales (que en nuestra Venecia del Norte son 93!). Durante el viaje veremos los edificios , monumentos y panoramas principales de San-Petersburgo y hablaremos de su historia. Es una posibilidad única de ver la fachada imperial de la ciudad como la veían los embajadores extranjeros fascinados por la grandeza del nuevo imperio.
Duración - 1 hora